358: Las tres hermanas de Orión

Ayer sobre las 5 de la mañana estaba por la calle y ví tres estrellas alineadas…

j7q0dt

Orión (constelación) – Wikipedia, la enciclopedia libre
El cinturón de Orión | Imagen astronomía diaria – Observatorio

orion

33pdid1

Esta noche las podréis ver.
Al lado esta Sirius

Sirio, o Sirius en su denominación latina, es el nombre propio de la estrella Alfa Canis Maioris (α CMa, también Alfa Canis Majoris), la más brillante de todo el cielo nocturno vista desde la Tierra

Anuncios

349: El espectáculo celeste de las Gemínidas

¿Gemínidas? Esta noche, en el cielo, estarán pasando… como todos los años hacen estos pequeños trocitos de cielo que se queman en nuestra atmósfera. Unas estrellas fugaces menos conocidas que las famosas Perseidas de agosto, o incluso las Leónidas de noviembre, pero que esta noche pueden dar alguna grata sorpresa a quienes se animen a ver el cielo: la Luna, esta noche de novilunio, no impedirá ver incluso las más débiles. Eso sí, conviene abrigarse y, desde luego, buscar un lugar sin contaminación lumínica ni nubes

Las llamamos estrellas fugaces y ciertamente suelen durar menos de un segundo brillando en el cielo (salvo algunas que siempre son agradecidas, pudiendo incluso llegar a convertirse en un bólido que traza su línea durante varios segundos en el cielo), pero no son estrellas. Son fragmentos de cometas o asteroides que entran a gran velocidad en la atmósfera terrestre. La fricción, incluso a altitudes de más de 100 km, es suficiente para frenarlas desde las enormes velocidades que llevan estos fragmentos, de decenas de miles de kilómetros por hora, de manera que se calientan y, por decirlo de manera sencilla, se evaporan.

En conjunto, cada día son toneladas de materia interplanetaria que cae sobre la Tierra, pero no lo hace de manera uniforme a lo largo del tiempo: la órbita de nuestro planeta pasa a veces cerca de las órbitas de cometas o asteroides, que pueden estar “sembradas” de fragmentos, también en órbita en torno al Sol. Se puede entender el fenómeno mejor con los cometas, que cuando se acercan al interior del Sistema Solar pierden parte de su material, que forma la envoltura o “coma” de donde viene su nombre (que en latín significa “cabellera”) y que es arrastrada por el viento solar formando las colas de los cometas.

Esos fragmentos se van quedando rezagados, en órbitas cercanas a la del cometa, en elipses en torno al Sol. Esos fragmentos, o meteoroides, son los que causan las estrellas fugaces si se caen sobre nosotros (o más bien, si nos los llevamos de frente conforme vamos pasando por el espacio): A lo largo del año hay varias decenas de corrientes de meteoroides con las que se cruza nuestro planeta en su revolución solar.

Desde el pasado día 7 podemos ver Gemínidas en el cielo, aunque el máximo  se produce en la noche del jueves al viernes, que coincide con la Luna Nueva, y permite un cielo más oscuro (algunos de los modelos dan un posible máximo a las 23.30 hora peninsular).

Año a año, los observadores de meteoros van tomando nota precisa de cuántas se ven desde cada punto de la Tierra y esa red de observadores permite mejorar los modelos de cómo son esas corrientes de meteoroides asociadas a los cometas. Con estos modelos, se pueden hacer pronósticos y los de este año para las Gemínidas son esperanzadores: no solo será oscura la noche, sino que se podrán ver, a partir de la medianoche algunos momentos en los que se lleguen a contar más de una por minuto.

Ojo: no esperemos un chaparrón de fugaces como a veces se ha producido (en unas pocas ocasiones por siglo, eso es lo malo). Sin embargo, solo la posibilidad ha despertado el interés de muchos observadores. Y se puede colaborar de forma desinteresada a recabar estos datos, además de poder disfrutar del espectáculo celeste. Recomendamos recoger la información sobre cómo observar y tomar nota de las fugaces en la página de la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas (SOMYCE) y, en el caso de que alguien recoja imágenes o datos de alguna especialmente brillante, siempre es conveniente ponerse en contacto con la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos (SPMN).

Y es que a veces estas fugaces llegan a ser unas bolas de fuego, de mayor brillo y persistencia que, potencialmente, pueden llegar a depositar en el suelo fragmentos rocosos: los meteoritos que redes como la SPMN intentan conseguir para poder permitir estudiar con más detalle su origen y conocer mejor estos cuerpos del Sistema Solar.

Precisamente, el progenitor de esta lluvia de estrellas anual de las Gemínidas es un asteroide, el (3200) Faetón, un interesante objeto de nuestro Sistema Solar que, precisamente gracias al estudio de bólidos y meteoritos realizados por esta red de investigación española, se ha podido conocer mejor. Para quienes estén dudando aún en asomarse a la noche estrellada les animaremos: las Gemínidas son ricas, precisamente, en bólidos, o lo han sido en años anteriores, así que conviene estar atento.

1355425188_extras_portada_0

SPMN010912

 

224: Perseidas

Las Perseidas, popularmente conocidas como «lágrimas de San Lorenzo», podrán contemplarse este fin de semana. Aquí te explicamos todo lo que debes saber para disfrutar al máximo de la lluvia de estrellas más hermosa del año:

1-¿Qué es una lluvia de estrellas?

Pues ni lluvia ni estrellas. Detrás de un nombre tan poético se esconden en realidad las diminutas partículas de polvo, algunas menores que granos de arena, que dejan los cometas a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol. Cuando la corriente de partículas es atravesada por la Tierra, estas se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre, creando los conocidos trazos luminosos, las estrellas fugaces, que reciben el nombre científico de meteoros.

2-¿Y qué son las Perseidas?

Las Perseidas es la famosa lluvia de estrellas del mes de agosto. La lluvia de meteoros suele tener su máxima actividad entre los días 12 y 13 de agosto, aunque el fenómeno es apreciable en menor intensidad desde la segunda mitad de julio hasta finales de este mes. El nombre de Perseidas se debe a que su radiante, el lugar de donde parecen salir, se encuentra en la constelación de Perseo.

3-¿Por qué aparecen cada año con regularidad?

Porque cada año por estas fechas nuestro planeta cruza la órbita del cometa Swift-Tuttle, que tiene un período de 133 años y que pasó cerca del Sol por última vez en 1992. Entonces, sus partículas entran en contacto con la atmósfera terrestre y crean los famosos trazos luminosos.

4-¿Qué tienen que ver con la leyenda de Perseo?

La lluvia del verano debe su nombre a la constelación de Perseo, de donde parecen venir los meteoros. Precisamente, la leyenda dice que Perseo, un semidiós griego, nació de la lluvia de oro con la que Zeus embarazó a Dánae. Los antiguos helenos ya relacionaban las Perseidas con esta hazaña. Luego, el vástago adquiriría fama por cortar la cabeza de Medusa, que petrificaba a sus adversarios.

5-¿Cuál es el mejor momento para observarlas?

Este año, el pico máximo de la lluvia de estrellas nos pillará de día, entre las 14.00 y las 16.30 (hora peninsular española) del domingo, así que el mejor momento para observarlas coincidirá con las noches anterior y posterior al mismo, es decir, las noches del sábado al domingo y del domingo al lunes. El período óptimo de observación será la primera parte de la noche, antes de que la Luna haga su aparición sobre el horizonte, entre las 22.00 horas y las dos o las tres de la madrugada.

6-¿Cuál puede ser el mayor problema para la observación?

Aparte de un cielo nublado, que puede estropear cualquier observación astronómica, la Luna puede dificultar la visión. Estará en fase menguante y su brillo no molestará, pero se encuentra cerca del radiante, la zona del cielo de la que parece proceder la lluvia de estrellas.

7-¿Serán mejores que el año pasado?

Este año, aunque no perfecto, será mucho mejor que el anterior porque en 2011 hubo luna llena, lo que impidió la observación, pero este verano el satélite natural de la Tierra estará en fase menguante, que afectará también la visión de estos bólidos, pero en menor proporción.

8- ¿Cuántos meteoros se verán?

Las Perseidas son una de las lluvias más espectaculares. En esta ocasión, la lluvia promete unos cien meteoros en su pico máximo, que nos perderemos al ser de día. En nuestro tiempo de observación, pueden ser algunos menos.

9- ¿Qué necesito para ver la lluvia de estrellas?

La mejor forma de disfrutar de la lluvia de estrellas es a simple vista, sin prismáticos ni telescopios, y en una posición cómoda que permita ver el mayor campo de cielo posible; por ejemplo, tumbado en una hamaca. Es necesario tener el horizonte despejado hacia el Nordeste, donde se encuentra el radiante, sin obstáculos para la vista como montañas, edificios o grandes árboles. Además, la zona debe ser oscura, alejada de las luces de las ciudades. El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) recomienda mirar a unos 20º alrededor del radiante, ya que la mayor parte de los meteoros aparecerá en esta región.

10-¿Y si quiero verlas en compañía?

Como dos pares de ojos ven mejor que uno, una buena opción para no perderse el espectáculo es participar en alguno de los encuentros organizados por las distintas sociedades astronómicas en toda España. El Planetario de Pamplona, por ejemplo, organiza una excursión nocturna al mirador de la Foz de Arbayún. La Sociedad Astronómica de Murcia se instalará en Cabezo Gordo, en Torre Pacheco, mientras que la Sociedad Astronómica Granadina subirá a la Estación de Esquí de Borreguiles en el parque natural de Sierra Nevada. El Planetario de Mallorca celebra el sábado la Noche de las Estrellas.

Fuente: http://www.abc.es/20120809/ciencia/abci-perseidas-diez-cosas-debes-201208091137.html

203: Hoteles con estrellas

La afición por la Astronomía gana cada vez más seguidores que demandan cielos oscuros, lejos de la contaminación lumínica de las ciudades para poder sacar el máximo partido a sus telescopios y astrofotografías. Debido a que estos cielos se encuentran alejados de núcleos urbanos los aficionados a la Astronomía están casi obligados a buscar un lugar de alojamiento próximo al lugar de observación para reponer fuerzas después de una larga noche. Turismo Estelar nace con la intención de dar a conocer estos alojamientos a la cada vez mayor comunidad de astrónomos aficionados de España. Se trata de un tipo de turismo ajeno a la estacionalidad, ya que la actividad astronómica se realiza indistíntamente a lo largo de todo el año, solo hacen falta cielos despejados.

http://www.turismoestelar.com/