272: Sale el Iphone 5 en España

Edito: http://www.todopocketpc.com/iphone-5-el-analisis-1904.html

Fuente: http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/entre-bits-chips/2012/09/28/municiones-para-la-batalla.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/09/28/navegante/1348791513.html

http://www.applesfera.com/iphone/espana-ya-tiene-su-iphone-5-en-las-calles-asi-lo-hemos-vivido-en-barcelona

http://www.elotrolado.net/noticia_precios-oficiales-del-iphone-5_21123

¿Se trata de hacerlo más fino?, ¿con la pantalla mayor?, ¿más ligero? Pues hecho. La tarea encomendada a los ingenieros de Apple parece haber sido reinventar el iPhone para hacerlo más fino, con mayor pantalla, más ligero y con mejor procesador, pero manteniendo la esencia de la versión anterior.

La pantalla del iPhone 5 tiene ahora cuatro pulgadas, pero mantiene la anchura del 4S. Desde Apple insisten en que ese formato permite utilizar el móvil con una sola mano, y es cierto. Sujetándolo con una mano se llega con el pulgar a cualquier parte de la pantalla. Por cierto, conserva la calidad Retina, es decir, 326 puntos por pulgada. La pantalla ha sido uno de los caballos de batalla para conseguir un teléfono más fino (mide 7,6 milímetros de grosor, un 18% más fino que el 42). Han logrado fusionar en una dos de las tres capas habituales en las pantallas capacitivas.

A pesar de ser más fino incluso que el Samsung Galaxy S III, lo que más me llamó la atención cuando lo cogí fue su peso. Son sólo 112 gramos. La ligereza la achaqué a la costumbre de utilizar su antecesor, que pesa un 20% más. Sin embargo, también es más ligero que la competencia. Por ejemplo, el Galaxy citado más arriba le supera en 21 gramos, y ya era un móvil sorprendentemente ligero.

CONECTOR.

Aparte de la mayor longitud, menor grosor y menos peso, en el exterior destacan dos cambios: el cristal trasero se ha sustituido por una placa de aluminio (el mismo que emplean en sus portátiles) que no llega a cubrir toda la superficie; se mantiene el cristal en la parte inferior y en la zona superior que alberga las antenas. La verdad es que la tapa de cristal le daba mucha personalidad, pero también peso. El otro cambio apreciable es la jubilación del conector de 30 pines por otro de nueve, bautizado Lightning. Supongo de la decisión en Apple ha sido dura: el antiguo conector está instalado en más de 400 millones de dispositivos, y la aparente tontería de suministrar energía y sonido por un único puerto fue la responsable de que la enorme mayoría de dock station de todo tipo y fabricante fuera para los iPod, iPhones y iPads. Para seguir usándolos, han desarrollado un adaptador Lightning a conector de 30 pines.

También tuvo que ser difícil cambiar el servicio de mapas: abandonar los de Google (enemigos íntimos desde que lanzara su universo Android) por su propio sistema de Mapas le está acarreando a la compañía de la manzana más de un quebradero de cabeza. De hecho, la crítica es generalizada, y su proveedor, TomTom, dice que no es su culpa. La apariencia en pantalla de Mapas en las zonas que están fotografiadas en 3D es brillante, y el efecto de rotar la vista y los edificios asombra. Sin embargo, tiene fallos garrafales que probablemente afecten al asistente por voz Siri (por fin en castellano). Digo esto porque, a pesar de que Siri funciona razonablemente bien, cuando se trata de localizar direcciones se pierde en muchas ocasiones.

MINIATURIZACIÓN.

Al margen de lo que se puede apreciar en el exterior, la experiencia con Mapas sirve para apreciar el aumento de potencia del nuevo procesador y del acceso a la red a través de HSDPA. Mientras en el 4S la navegación por los mapas en vista satelital y 3D es engorrosa, el nuevo A6 lo resuelve con agilidad. Por cierto, a pesar del aumento de potencia (el doble de rápido que el A5), el chip es un 22% más pequeño y no se resiente la duración de la batería (ocho horas en conversación o en navegación y 10 horas viendo vídeo). Y es que prácticamente todos los componentes se han sometido a un proceso de miniaturización para lograr ser el teléfono inteligente más delgado del mercado: la pantalla es el 30% más fina, la cámara el 25%, emplea nano SIM en lugar de micro SIM (el 40% más pequeña)…

Una de las premisas que ha movido a los ingenieros y desarrolladores de Apple ha sido mantener la usabilidad a pesar del cambio de tamaño y de la miniaturización. La cámara es un punto clave. La han tenido que rediseñar para comprimirla sin que perdiera calidad y, además, le han añadido funcionalidades, como la posibilidad de hacer fotos panorámicas de 240 grados (ya era hora), graba vídeo en 1080 p… La cámara frontal también se ha mejorado y ahora permite FaceTime HD (incluso a través de redes 3G).

De lo que todavía no vamos a poder disfrutar es de la velocidad de verdad. El iPhone 5 se anunció como un teléfono 4G, compatible con redes LTE (Long Term Evolution), que permiten descargas teóricas de 100 megas. Sin embargo, en España todavía no están desplegadas (sí ha habido planes piloto en Madrid, Barcelona…) y, además, se ha optado por la banda de los 2.600 Mhz, mientras que el móvil de Apple trabaja con las bandas 1, 3 y 5, de 2.100, 1.800 y 850 Mhz, respectivamente. De momento, habrá que conformarse a lo sumo con los 40 megas de bajada que permite HSDPA.

Puestos a cambiar, también le han metido mano a los cascos de toda la vida. Los nuevos tienen nombre: EarPods, mantienen el color blanco y el control en el cable del auricular derecho, pero han sido rediseñados desde cero.

Con el iPhone 5 Apple ha dado el mismo paso que su archienemigo Samsung con el Galaxy S III. Ambos han equipado sus modelos con lo mejor del mercado y lo han intentado encajar en el menor volumen posible. En la pelea por la ligereza y el grosor, iPhone 5 gana. A cambio, la joya de la corona de Samsung integra un procesador nominalmente más potente, aunque los diferentes benchmark no los separan mucho, lo mismo que en las velocidades de descarga y subida de datos. En la subida parece más eficiente el Galaxy, mientras que en la descarga están muy igualados.

Con permiso de nuevos contendientes, algunos tan recientes como los HTC o Sony presentados en IFA y los nuevos Nokia, la pelea de gallos hasta final de año va a ser entre iPhone 5 y Galaxy S III. O entre Apple y Samsung.

Atentos a otro dato: el iPhone 5 cuesta, sin contar posibles subvenciones de operadores, desde 669 euros para el modelo de 16 gigas, a los 869 del de 64. Está disponible en blanco y en negro.

Anuncios

Acerca de Marcos
Vamos a crear un bonito blog personal...a ver que sale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: